La niña muerta abre y cierra los ojos todos los días – Rosalía Lombardo

rosalía lombardo

¿Cómo reaccionarían si vieran a una momia moverse?

Este suceso, más típico de una película de terror que de la vida real, sucede a diario en Palermo (Sicilia) y el protagonista no es un cuerpo envuelto en vendas, sino el cadáver de una niña de dos años que, desde hace casi un siglo, abre y cierra los ojos todos los días debido a los flashes de la luz y la humedad. Sin duda, un efecto natural que puede causar más de un susto en el visitante desprevenido.

Rosalía Lombardo –como se llamaba la pequeña- murió en el año 1920 debido a la neumonía. Sin embargo, su padre sentía tanto afecto por ella y quedó tan afectado por su fallecimiento que decidió momificarlo para conservar su cuerpo incorrupto. Así pues, la niña pasó por las expertas manos del Doctor Alfredo Salafia, un conocido embalsamador que había aprendido su arte de los egipcios.

Hasta hace poco, el cadáver de la pequeña había permanecido escondido. No obstante, fue hallado en las Catacumbas Capuchinas de Palermo. Tras un examen previo, el cuerpo de la niña fue declarado el mejor conservado del mundo. La experta momificación llevó a los investigadores a instalar una cámara frente al cadáver para estudiarlo. Lo que descubrieron no pudo ser más desconcertante: Rosalía abría y cerraba los ojos todas las noches.

loading...

Sorprendidos, los científicos se pusieron manos a la obra y, tras algún tiempo, descubrieron que este extraño suceso no era cosa de brujería, sino que era provocado por los flashes generados por la cámara. Éstos, unidos a la humedad presente en el ambiente, habían provocado la foto-descomposición del cuerpo, un proceso que llevó a que los párpados de la pequeña se levantaran de forma periódica. A su vez, también había cambiado el color del vello de la niña a rubio.

FUENTE1

loading...