Abrazar vacas, ¿una nueva terapia alternativa en suiza?

vacas

“Vacas, Debido a su naturaleza pacífica,
también ayudan a las personas que se acercan a ellas a relajarse.”

La familia de Sibylle Zwygart dirige una granja de vacas lechera en Tenniken, en la campiña en Suiza.

Hace tres años, ella y su padre estaban presenciando el parto de una de sus vacas, y si bien el nacimiento de tres adorables terneros por lo general es un acontecimiento feliz, esta vez fue diferente.

Los entrenados ojos de su padre se dieron cuenta inmediatamente de que dos de los terneros eran hembras estériles, y el tercero era un toro, por lo que ninguno de ellos era de utilidad alguna para su negocio lechero.

El padre de Sibylle planeaba vender todos al matadero, pero ella le rogó que le dejara conservarlos.

Fue difícil de convencer, pero el granjero accedió a las peticiones más sentidas de su hija, con una condición, que de alguna manera encontrara el dinero para cubrir el costo de su alimentación y las cuentas del veterinario.

Sibylle estuvo de acuerdo, y ha pasado la mayor parte de su tiempo desde entonces, al cuidado y la formación de los tres animales, que llamó Svea, Sven y Svenja.

Tan pronto como tuvieron la edad suficiente, los puso a “trabajar”.

Decidió hacer realidad uno de sus sueños de la infancia. Abrió un parque de aventuras de ganado temático para niños, donde pueden aprender  a interactuar con las vacas.

“Muchos niños hoy en día ni siquiera saben de dónde viene la leche, y algunos nunca han experimentado la vida del campo,”

“Esto también se trata de conseguir que los niños se relacionen con la agricultura de nuevo.”

Comenzó a buscar patrocinadores, gente que estuviera dispuesta colaborar, para cubrir los costos, a cambio de sesiones.

La idea surgió viendo la técnica que se utilizaba en los Países Bajos que la gente se relaje.

loading...

Pensó que Svea, Sven y Svenja eran perfectos para el “trabajo” y desde el año pasado, Zwygart ha estado organizando sesiones en la granja de su familia

“Las vacas son especialmente adecuadas para abrazar, porque les gusta el contacto corporal, y son animales tranquilos”, dijo Sibylle Zwygart. “Debido a su naturaleza pacífica, también ayudan a las personas que se acercan a ellas a relajarse.”

Una sesión de mimos vacas comienza con una breve introducción teórica, donde los visitantes aprenden sobre los animales.

A continuación, van conociendo mejor a los animales y ganando su confianza con palmaditas y limpieza.

Una vez que la confianza mutua se ha formado, es hora de la parte más agradable, los abrazos. Las sesiones completas duran aproximadamente dos horas.

Los abrazos de vaca en la finca Gisiberg están disponible para todos, incluso los niños de más de siete años.

Cada sesión cuesta 50 francos, no es mucho para los suizos, pero sólo tuvo 10 clientes en el último año.

“Por desgracia no mucha gente en Suiza sabe de mis sesiones de mimos de vaca,” dijo Zwigart.

“No fui capaz de ganar lo suficiente para cubrir el costo, por lo que mi padre ha tenido que ayudarme.”

FUENTE

loading...